lunes, 28 de mayo de 2007

Los Ex-

Que difícil es terminar una relación, bien sea para el que deja como para el que es dejado, es terrible asumir que no vas a estar más con esa persona a la que amaste o peor aún, a la que amas.

Después de una relación, una vez se produce la ruptura, es un ejercicio muy importante el aceptar que tienes que empezar a desamar lo que amaste. En el caso de la persona que abandona, este “proceso” comienza antes de que se detone la ruptura y por lo tanto es mucho más fácil y más corto. Pero para aquellos que son abandonados por la persona a la que todavía aman es muy complicado, tienes que asumir que no hay vuelta de hoja, que esto se ha acabado. No es sano pensar en segundas veces, ya que es usual ilusionarse en la posibilidad cuando en la mayoría de las ocasiones no ocurre nada.

Para estos últimos es esta entrada, para aquellos que han sido plantados, ya que de lo que hablo de la figura del Ex que quieres todavía.

Para que sirven lo Ex? En mi opinión para nada, solo para saber que existieron y de vez en cuando hablar mal de ellos con tus amigos, y reírte de lo enamorada que estabas o de lo tonto que fuiste cuando hiciste tal cosa. Hay personas que usan a sus ex parejas para mantener relaciones sexuales esporádicas, esto creo que es un tremendo error, porque siempre hay alguien que quiere más y sabiendo que no lo va a tener nunca aguanta la situación, ilusionada con la esperanza de que en algún momento la otra persona vuelva, y sienta lo que sintió. Esto no da otra cosa que enquistamientos, te empiezas a obsesionar con tu Ex y no lo sueltas, lo cual en ocasiones te para encontrar alguien nuevo y quien sabe, quizá mejor.

Ocurre, que te puedes quedar “colgado” de alguien con quien has tenido una gran relación y te ha dejado sin motivos de causa mayor, como pudiese ser otra persona o que apareció la sombra de unos cuernos. En este caso no debemos intentar en el futuro mantener una buena relación, nada de “quiero ser tu amigo” o “podemos seguir quedando, porque yo te tengo mucho aprecio”, esto lo que desata es en una confusión. Por lo tanto es más correcto cortar por lo sano, y fin de todo. Si te distancias mucho, el desenamoramiento es mucho más sencillo, ya que poco a poco te vas olvidando. Y ayuda mucho, un poco de “picoteo” y probar más gente y cositas nuevas si te atreves.

El día menos pensado encontraras algo mas o menos interesante, y si tienes suerte quizá sea otra persona clave en tu vida afectiva, pero también puede darse que sea un “elemento de transición” de estos de corta duración, gran carga sexual y poca carga amorosa. Los elementos de transición pueden ser un buen trampolín para empezar nuevas relaciones estables, porque es como una purga al corazón para dejarlo listo de nuevo y plantearse volver a confiar en ti y en tus relaciones de pareja.

Besos de Ex_

13 polvos:

brujito dijo...

Ya se sabe, a una novia te la puedes tirar mientras estás con ella, a una ex toda la vida jeje

Terrorista del Amor dijo...

No no, cuando todabia sientes algo, es lo peor que puedes hacer, y si ella siente algo hacia tí le estas haciendo mucho daño, no creo que sea una via de escape a tus necesidades sexuales, hay millones de personas con las que te puedes acostar sin hacerles sentir nada, solo placer!
besos

Anónimo dijo...

Yo creo que se puede llegar a ser amigo de los ex, incluso amigos con derecho a roce, basta que pase el tiempo.
Cuando una relación se acaba, es normal querer odiar a la otra persona, quizá es sano odiarla durante un corto periodo de tiempo. Pero lo cierto es que buscar culpables es un absurdo: esa relación no funciona y punto.
Se puede hablar de "no me conocía bien", se puede pensar "quizá en otro contexto"... pero creo que son excusas que sólo valen cuando el contacto entre dos personas ha sido muy esporádico. Sin embargo, cuando ha habido tiempo de conocerse, de alcanzar la confianza, de adentrarse en el pequeño mundo de la otra persona, y aun así no se siente nada, cualquier lamentación es en vano: conviene asumir que era la relación lo que fallaba, y preguntarse los porqués carece de sentido.

Terrorista del Amor dijo...

wow! tu entrada me ha dejado casi sin palabras, me encanta el modo en que escribes! sería genial si compartimos mas ideas en lo sucesivo o en otros temas!

Por lo demás no estoy de acuerdo contigo, ser amigo de un ex es algo peligroso. En mi opinión el deseo sexual es algo que nunca se pierde, si alguien te atrajo sexualmente una vez te atraerá mas veces, y por lo tanto siempre podrá darse el roce, pero controlar los sentimientos es mas difícil. En la mayoría de las ocasiones siempre hay una persona que quiere algo mas que solo sexo, le queda la espina del amor clavada, y el problema en mi opinión es que termina por incapacitarte para mantener otras relaciones.

Para tener sexo sin compromiso hay millones de personas, quizá sea mejor escojer a alguna de esas. A parte tener una buena relación con tu ex suele ser sinonimo de malos rollos con tu pareja, ya todo el mundo en el subconsciente siente a los ex como un enemigo, ya que ven posible perder a la persona a la que aman por su culpa.

besos bien escritos

brujito dijo...

Mi comentario (aunque cierto) ha sido de coña.

NUNCA SE DEBE VOLVER A TENER NINGUN TIPO DE CONTACTO CON UN/A EX.

PAKÉ PAKÉ

A.A. dijo...

Yo sólo he tenido una relación sentimental, que es la que sigo manteniendo desde hace casi tres años, de modo que ni me han dejado ni he dejado yo a nadie en mi vida. Sin embargo, soy consciente de una cosa que creo vale la pena señalar.

Como en todas las parejas, yo he tenido mis crisis, momentos en los que no tienes claro hacia dónde va lo tuyo con la otra persona, situaciones en las que sientes vértigo debido a que la cosa parece ir para largo y miedos o disgustos de diversa índole. Por eso creo saber de lo que hablo: tú has dicho que el que es dejado sufre más que el que deja, pero yo no las tengo todas conmigo. Cuando tienes dudas y estás preguntándote si debes romper con la otra persona te asalta una coyuntura que supone un auténtico calvario, acerca de si estás haciendo lo correcto o vas a dejar marchar sin más al amor de tu vida; hay que tener en cuenta que lo que digas transformará la relación probablemente para siempre (aunque luego siga para adelante), y que es seguro que cuando te hayas arrepentido de tomar la decisión será demasiado tarde. Se requiere entonces un ejercicio fortísimo de autoconciencia en el que debes evaluar cuál es el motivo de tu primaria necesidad de abandonar la relación. Es una prueba realmente dura que en verdad nunca sabes si la has superado correctamente.

El que es dejado, en cambio, puede entregarse por entero al dolor, e incluso al más profundo de los rencores. Sabe que quien se ha equivocado, o con quien se ha equivocado, ha sido su pareja, y puede llegar a mentalizarse de que esa relación no merecía la pena, o que intentará remediar sus errores la próxima vez. Generalmente habrá menos cabida para la reflexión, ya que si la gente en general no tiene la costumbre de hacerlo, menos aún cuando es el otro quien ha tomado la parte activa, y por consiguiente, el que ha tenido tiempo para meditar y sufrir callando antes de decidirse por cómo afrontar el problema. Es otro quien ha acusado el desgaste moral que esto conlleva.

Los ex dejadores generalmente serán los "malos" de la película, salvo excepciones en las que los motivos de la ruptura son muy obvios.

En cuanto a la amistad con ex, supongo que dependerá de dichos motivos a la hora de ser capaz de reconvertir el amor en amistad. Tal vez exija paciencia y temple el asumir una serie de circunstancias que han cambiado para siempre: la exclusividad, el tipo de conversaciones, los gestos... Sé de algunas ex-parejas que se han convertido en grandes e inseparables amigos, pero siempre acechará el peligro de que al menos uno de ellos caiga en la tentación de recuperar sentimientos perdidos, si es que dejó alguna vez de tenerlos. Con lo que no estoy de acuerdo, sin embargo, es con la amistad con derecho a roce, ya que eso no trae consecuencias buenas; como tú dijiste, Terrorista, a alguna de las dos partes le incapacitará tener futuras relaciones porque no habrá desconectado por completo de la que acaba de terminarse.

Terrorista del Amor dijo...

Cuanto me alegra tenerte por aqui de nuevo a.a.!! y que suerte la tuya de mantener la misma pareja desde siempre :)

Me reafirmo, después de leer tu comentario he reflexionado un poco, tanto sobre mi propia experiencia como en lo que me han ido contando.

Cuando he dejado, si se pasa mas antes de concluir la relación, incluso muchas veces tienes tentaciones de decirlo o plantearlo y te callas y crees que se solucionará. A.a. dices que lo que se diga en ese momento influenciará para siempre, bueno en parte sí, pero si la pareja sigue siempre se termina dejando de lado lo dicho en un momento de crisis, con lo cual la gravedad es menor. El sufrimiento del dejador es pre-ruptura, y post-ruptura es muy facil, te has desahogado y enseguida puedes ponerte a reacer tu vida, y rara vez te acuerdas de lo que pasó.

Sin embargo cuando te dejan, y si encima no te lo esperas, tu dolor es pos-morten, tu dices que no reflexionas, yo creo que si lo haces y mucho. Te planteas seriamente si las razones que te dió eran ciertas o eran una escusa, y terminas volviendote loco intentando penar que sería si no hubiese hecho esto o hubiese hecho lo otro. Está claro que vas a desarrollar mucho el sentido de odio y venganza, pero porque amas, lo correcto sería proponerte empezar a desamar que no es fácil. Quizá desamar se hace mas facil cuando "zorreas" un poco. Así te vas olviando, conoces gente nueva e incluso interesante y te liberas del marrón.

Amigos y Ex, no lo veo nada claro, quizá mis experiencias han sido por unas cosas o por otras muy traumáticas, pero no me bajo del caballo y sigo diciendo que si te atrajo sexualmente ayer, mañana lo seguirá haciendo.

besitos a.a.

A.A. dijo...

Una vez habiéndote leído entiendo lo que quieres decir. Posiblemente esos sentimientos que he tenido se deban a que las crisis que yo he sufrido con mi novio no han durado más de 24 horas, amén de haber tenido meses malos y meses buenos.

No había reparado en los sentimientos del que es dejado, en parte debido a que las esporádicas -y en el fondo falsas, todo sea dicho- tentativas de acabar con la relación han sido mías, por verdaderas estupideces o conflictos interiores infundados. Es así por lo que, afortunadamente, jamás me he visto en otra coyuntura de quien piensa que ha de ponerse fin a la relación. Una vez me los has explicado me parecen verosímiles, es más, yo misma sentiría eso que cuentas de verme en esa situación.

En cuanto al que deja, supongo que en líneas generales ha aguantado lo suficiente como para tener un criterio sólido, una perspectiva adecuada que le permita tomar una decisión razonable. Sin embargo, ¿qué hay de todo ese tiempo que pasas disimulando mientras esperas que tus peores temores se confirmen, para no dañar a quien te quiere? Esto, cuando ya no estás enamorado de esa persona. ¿Y cuando has de afrontar el terrible golpe de descubrir en la misma facetas que consideras imperdonables y que objetivamente impiden el desarrollo correcto de dicha relación, enfrentándote así a tu propio amor? ¿O cuando de pronto te sorprendes a ti mismo evaluando posibilidades con compañeros de trabajo, amigos y demás gente de tu entorno? ¿Sentir el impulso de ser infiel, asaltando tus propia escala de valores?

Son cosas que no he sentido, pero me parecen muy verosímiles, y dudo que sean agradables. Ya me contarás si estoy en lo cierto o no, pero si sólo es cuestión del momento en que se sucede el proceso, creo que cada relación es un mundo, al igual que cada circunstancia de ruptura, ¿no?

PD: tiene que ser una enorme putada que te dejen cuando la salida analgésica de "zorrear" no va con tu política emocional, ya que sólo te haría más daño a la larga. Es otro tema interesante, ¿no te parece? Lo que llama una amiga mía la "fase putón".

Terrorista del Amor dijo...

primero decirte que sorprenderte haciendo fantasias con gente que no es tu pareja estable, no tiene porque significar que quieras poner fin a tu relación, sin embargo el resto de preguntas que planteas son muy buenas.

La persona que deja, sin duda lo pasará mal, sobre todo en los casos en los que se da cuenta que no está enamorada de la persona con la que está y se ve obligado a disimular, esperando quizá, un guiño del destiño, para que decida algo concreto y corte por lo sano o de lo contrario se decida a superarlo. Se pasa mal, sobre todo es un conflicto interno, tu querrias estar bien, pero no sientes nada, entonces te empeñas en buscar donde no hay, y ya se sabe, esto termina de nuevo dando frustraciones.

El enfrentarse al momento de la ruptura es lo mas duro sin duda, como decirlo sin que haga daño? es imposible, lo mejor es no mentir, aunque duela di la verdá, porque se la merece la otra persona no_? ya que de todas formas la otra persona buscará mil fallos suyos, y mil detonantes tontos del porque le han dejado, así como nunca entenderá que fuese dejado por esos motivos tan graves.

Es muy dificil terminar una relación , pero hay que saber recomponerse.

El momento putón, según tu amiga, es a lo que me refiero, pero si tu no eres de esos... pues no se que decir sinceramente, porque un clavo saca a otro, aplicalo como quieras, pero creo que es la mejor solución

besos a. a.

A.A. dijo...

Quería matizar que cuando me refería a sorprenderse a uno mismo evaluando posibilidades con gente del entorno, de ninguna manera me refería a tener fantasías con ellos sino el encontrarte en un estado inconsciente de "coqueteo", la fase receptiva propia de quien no tiene compromiso. En palabras llanas, el hecho de pensar "qué majo es Fulanito, y además qué atractivo; es ideal para mí...", es decir, la probabilidad de enamorarte de otra persona.

ciberia dijo...

Hola, no sé de cuándo es este post pero he aterrizado por aquí navegando por l red y, bueno, el tema me ha interesado y si puedo aportar mi granito de arena, ahí queda.
Tuve novio durante seis años, mi primer amor de verdad, fue una relación tormentosa debido a sus continuas infidelidades. Resumiendo diré que primero me dejó él -destrozándome-, luego volvimos y finalmente, acabé dejándole yo, cuando al fin abrí los ojos y me di cuenta de que no íbamos a ninguna parte. Me desenamoré, tarde, pero lo hice.
Bien, seguimos teniendo relación más o menos intermitente durante un tiempo -nos seguíamos acostando- y luego cada uno rehizo su vida con otras personas.
A día de hoy somos amigos íntimos, nos queremos muchísimo, lo pasado pasado está y yo, que fui la parte más "sufriente" de la relación, puedo asegurar que no siento ningún rencor hacía él, que no me atrae de ninguna manera y que he visto más allá del hombre que para mí fue, el amigo o la persona que ahora es.
No intento sentar cátedra con esto, porque de hecho después he tenido otra pareja durante un año, que también terminó por otras razones, y apenas tenemos relación.
No sé, yo creo que depende de las personas, de las relaciones, de la capacidad de superar las cosas de cada uno.
Con respecto al tema sexual, él ahora tiene novia y yo no, y sin embargo ni se me ocurriría acostarme con él: ya no me gusta de ese modo.

Veneris dijo...

Son muy interesantes todos los debates y en algunos casos incluso más que la entrada que los abren.

Yo soy de la opinión de que una pareja rota, está rota. No insistamos en ponerle pegamento, porque se va a volver a romper (bueno, si se usa supertite no lo sé...). Y nada de que quedamos como amigos... no funciona. Bueno, me refiero a parejas que han sido bien sólidas... las de poco tiempo no cuentan.

Saludossssss

Anónimo dijo...

Leyendo algunos comentarios no pude evitar que se me humedezcan los ojos de asombro por la simpleza y claridad con la que expresan las ideas, sentimientos y experiencias.

Hace poco dejé a la hasta entonces mi pareja, quisiera relatar un poco más la historia, aunque me parece un poco fuera de lugar.

Creo que cuando uno siente cosas que lo perturban mínimamente, debería prestar atención, dedicar tiempo a la reflexión más honesta posible, sino el tiempo pasa, esas perturbaciones comienzan a abrumar la existencia, y uno termina rompiéndose la cabeza por no escuchar al corazón.

Tardé en reconocer lo que escribí más arriba, pero desde el momento que lo hice siento una tranquilidad que casi puedo saborear. No siento necesidad de seguir en contacto, creo que no puede contribuir casi en ningún aspecto íntimo, afectivo o sexual, aunque en esto último, en mi caso, sea la alternativa más accesible.

Para que se ubiquen, tengo 21 años, estuvimos casi cuatro años juntos, no lo dejé por otro, y en su momento fue un gran amor, además de ser el primero.

Realmente estoy encantado por haber conocido este espacio.

Saludos!

Fernando.-