jueves, 23 de agosto de 2007

Algunos fetiches divertidos

Para hacer la vida sexual más atrayente vamos perfilando nuestros gustos poco a poco, hasta encontramos las prácticas con las que más disfrutamos físicamente, en este ámbito se encontrarían; la distribución de roles, las orientaciones sexuales, y todo lo relacionado con el físico de la persona con la que nos gusta montárnoslo.
Pero hay otras prácticas, de modo genérico lo he llamado fetiches, que no solo nos dan una profunda satisfacción física, sino que también hacen que nuestro cerebro también se excite y esto por lo tanto desencadene una mayor disfrute del juego sexual. Estos fetiches los solemos sacar de películas u otras vías de información erótica como Internet o la mera conversación picarona con unos amigos, donde todos nos ponemos al día de las últimas experiencias y sus resultados.

Un fetiche clásico es el Sadomasoquismo, donde el placer pasa por una aceptación de roles Amo-Sumiso. Este momento de vejación no es lo suficientemente extremo como para dejar de provocar placer, pero es lo suficientemente salvaje para despertar morbos brutales en la cabeza y cuerpo de la persona que lo practica. En el Sado hay, dos posturas que son la de Sumisión-Dominación y el Sado, la diferencia es que en la primera se toman dos roles consensuados, y se mantienen de forma neta durante toda la relación, en la segunda, no tienen porqué estar los roles pactados de forma cerrada, si no que pueden ir cambiando a lo largo de su práctica, en esta se pueden llevar a cabo experiencias que rozan el dolor, siendo este un dolor placentero.

Otro muy relacionado con el Sadomasoquismo es el bondage, este es algo más modernito, ya que poco a poco podemos encontrar más información sobre como practicarlo y más accesorios en lo sex-shop. El bondage trata de la práctica del sexo, con uno de los miembros de la pareja (en caso de parejas) atado, habitualmente mediante cuerdas especiales para este arte y mediante mordazas para la boca. Todo esto lo encontramos en sex-shops, ya que se puede practicar con cualquier objeto que sirva para atar e inmovilizar, pero se corre el riesgo de crear quemaduras por rozamiento o incluso si la mordaza no está bien puesta, asfixias. Lo más común son las cuerdas y las cintas, aparte de la mordaza, y en ocasiones en escenas donde se usa, podemos ver una barra separadora para los pies.

Un clásico, que incluso ha salido en películas de algún oscarizado español, es la lluvia dorada. La urolagnia o lluvia dorada también se centra en un juego de roles activo y pasivo quien recibe la orina sobre cara y cuerpo. Si existe la bebida de la orina es urofagia, esta práctica puede ser algo peligrosa por las posibilidades de infección. Es una práctica extrema y no muy usada por lo general.

Voyeurismo, es la práctica de mirar a escondidas a otra u otras personas buscando la excitación sexual, las personas miradas no tienen porqué estar desnudas ni en situación sexual de ningún modo, sin embargo suele ser lo más común. Para satisfacción de voyeur existen unos peep shows donde las mujeres que son miradas fijen no saber que son vistas, este tipo de show es muy común mediante webcams. Relacionado con este tema está el Dogging, que es el anglicismo que se usa para denominar a gente que mira sexo en lugares públicos de forma concertada, esta práctica se da con quedadas mas o menos múltiples donde algunos tienen sexo en público y otros miran como se produce la escena.

El último fetiche, son las “zapas”, este fetiche está mas extendido en el mundo homosexual, donde el centro de la relación sexual es la deportiva, mas o menos usada. No me refiero a la podofilia que es la parafilia relacionada con el pie, sino del deseo provocado por la zapatilla. Esto tiene incluso una tendencia, que es el “rollo zapas”, que son los gays que van vestidos con chándal y ropa deportiva mayoritariamente, las relaciones sexuales son básicamente normales, a excepción de que se usan las zapatillas de ambos para excitarse mutuamente, ya sea oliéndolas, pisándose, o restregando la deportiva por los órganos genitales de alguno o ambos de los sujetos.

Espero haber no haber sido demasiado enciclopédico y que halláis sacado alguna idea para amenizar vuestras relaciones sexuales. Seguro que vosotros usáis algún tipo de parafilia para dar un poco más de magia a vuestros encuentro sexuales! Comentadlo y así nos enriquecemos todos.

Besos algo pasivos y dominantes

4 polvos:

Armando dijo...

Pues creo que la Urofagia es peligrosa si la persona que emite el fluido tiene alguna infección en su sistema urinario, puede causar salpullidos en personas alergicas a los componentes de la orina y su consumición muy frecuente no es recomendable pues la orina tiene sales y minerales; claro que el problema de las sales se puede mermar con el consumo de agua. Yo personalmente lo he practicado con mi pareja en varias ocasiones y no me ha traido ningun tipo de problema. Pero lo que es cierto es que hay que tener cuidado.

BELMAR dijo...

¿cuál fetichismo has practicado?

Terrorista del Amor dijo...

jajaja, me gusta mucho hablar de lo que conozco amigo, pero... no es un blog puramente autobiográfico, con lo cual, esto quedará entre la persona que me vió alucinar y yo.

bess

Anónimo dijo...

Mi fetichismo preferido son las zapas, las zapatillas deportivas, me gustan cambairlas, ponerme las de otros, lamerlas, olerlas,m sniffarlas, hacer todo con ellas, pisar, ser pisado, pisar comida, lo cual se conoce como trampling y stomping... También me molan mazo los calcetos sudados yu humedos, olerlos, lamerlos sobarlos, restregarmelos por todo el cuerpo. En fin. una buena session de zapas morbosas (nike air max bw o nike tn mis preferidas)