jueves, 15 de noviembre de 2007

Sexo en el Trabajo

En verano, en una de estas noches de terraza y cervecita, coincidí con una amigas de una amiga, y como habitualmente pasa, cuando uno es extranjero en un grupo, pues se limita a callar un poco y escuchar para ver como funciona el asunto y así saber como comportarse y que debe decir y que no. Pues tocaron un tema muy bueno, el sexo en el trabajo, y no solo esto, sino las relaciones sentimentales en el trabajo. Una de las chicas estaba enamorada (no lo reconocía, yo creo que sí) de su jefe, y estuvo ‘saliendo’ como un par o tres de meses, pero, se enteró que a su vez se estaba apretando a su ex, de la que por lo visto, todavía estaba enamorado. Hasta hay nada parece complicado. Pues a las semanas, volvemos ha hablar y resulta que ya no era solo con su ex, sino que se estaba acostando con otras dos más, es decir ¡en total cuatro!, dos de ellas eran como más estables y las otras dos solo para follar. Yo me quedé alucinado, como puede haber monstruos así en la vida, pero los hay, sin escrúpulo alguno, ni vergüenza, ni moral, pero ‘life is hard’.

Esto me ha introducido el tema de hoy. Quiero para empezar recordar un refrán popular muy bueno que dice; ‘Donde tengas las olla no metas la polla’, se que es algo vulgar pero… Aún así hace nada leí una encuesta hecha al pueblo norteamericano, y estos decían que el 90% de la población estadounidense que trabaja, admite haber tenido relaciones sexuales con un compañero de trabajo en las instalaciones de su oficina.La mayoría de ellos asegura no tener ningún prejuicio sobre disfrutar de encuentros íntimos en su espacio laboral. En esta encuesta participaron más de 31 mil personas entre los 33 y 36 años de edad. En España hay encuestas similares de CIS, pero son menos impactantes, estas dan como resultado que el 13 por ciento de la población activa conoció a su pareja en el lugar de trabajo o estudio, frente a un 9 por ciento que lo hizo en lugares de ocio.

Al lugar de trabajo se suele ir ‘presentable’, vamos bien vestidos, aseados, perfumados, nuestra imagen es muy importante, es parte de nuestro éxito, con lo cual, no es de extrañar que en la oficina encontremos algún tiburón precioso, bien sea con tacones y bolso, o con corbata de seda, y nos sintamos profundamente atraídos hacia esa persona, sexualmente o también sentimentalmente. Según los sindicatos, nuestra vida debería estar distribuida en tercios, uno para trabajo, otro para ocio, y otro para descanso. Esto no es así, pasamos mucho más tiempo en el trabajo que en cualquier otro sitio, con lo cual, no es difícil que vayamos tomando cariño poco a poco a la gente de nuestro trabajo.

A esto también se le puede añadir, la atracción del poder, tu jefa o jefe, no solo puede ser atractivo por su físico, sino por la arrogancia y poder que desprende su puesto de trabajo, una relación amor-poder, poco a poco te sientes reconocido, y cuanto mas cerca del poder estés mas atraído te sientes, el problema es que no estamos cerca del poder, sino de los genitales del superior.

Besos desde la sala de las fotocopiadoras :P

Si por otro lado, lo que se ha empezado es una relación amorosa, el momento de la ruptura será un calvario para los dos, y probablemente uno de los miembros deberá abandonar el puesto de trabajo (si no son los dos), puestos que quizá consiguieron con esfuerzo, y que es probable cueste volver a conseguir en otras empresas.

Así que os vuelvo a repetir, ‘Donde tengáis la olla, NO metáis la polla’

Todas estas cosas traen consecuencias, y ahora me vuelvo a referir a mi amiga de la introducción, ella no ha dejado el trabajo, sin embargo la situación es más que tensa, no solo entre ella y su jefe, sino también entre ella y la ex del jefe, porque las dos saben que la otra es quien se lo quiere quitar. Esto pasa siempre en una relación en el trabajo, si tienes una relación esporádica, donde lo único importante es el sexo, puede ser genial, pero en el momento en que la otra persona te niegue un par de veces, el roce está servido, es una situación perfectamente evitable, y que influye enormemente a la productividad de la empresa en la que se trabaja.

14 polvos:

Nanuk dijo...

recopilando;... atracción de tu jefa por su arrogancia..., mmmuuuu eso me suena, joven, rubia, muy guapa, mejor cuerpo y una arrogancia que me encanta!!!!
todos tenemos un reflejo para volver la cabeza
no?
un abrazo y salu2

Agatha Blue* dijo...

Partiendo del principio que liarse con alguien del trabajo, lo considero poco práctico...

No hay mas que pensar que si la cosa va bien, despues del desayuno lo tendrás junto a tus clips y al volver a casa encontraras al mismo junto al congelador... y que si la cosa va mal, no tendrás mas remedio que verlo todo el día QUIERAS O NO. Y... aún es mas... y si te gusta un nuevo compañero?? ... No podrás aletear las pestañas junto a la fotocopiadora con tranquilidad... Mmm... Totalmente poco práctico.

Al trabajo se vá a trabajar y en todo caso a coquetear. Punto pelota.

;)

Besos grandes.

Agatha Blue*

Dama Oscura dijo...

veamos!! personalmente tengo un pensamiento casí monastico con respecto al trabajo.
No solo es inconveniente si no que muy pocas veces tiene futuro.

En mis tierras ese mismo dicho es "donde se come no se caga"(pido disculpas a los presentes)
Un beso

Fini dijo...

yo en mi trabajo sólo somos 12 personjes trabajando y... yo los tengo divididos en dos grupos los compis y las amigas/os así y en estos dos grupos la única norma a respetar es que sentimentalmente y sexualmente son asexuales... besos terro

Fujur dijo...

La verdad es que si fuera policia.... allá las polis con las esposas y tal... ;-P

Putas y Princesas dijo...

No le conocí en el trabajo, pero me sucedió algo parecido a lo de tu amiga... sólo que él me aseguraba q me amaba y era la única... (como a las otras 3) Besos

Nosotras mismas dijo...

Ufff, peligroso, el sexo en el trabajo.
Totalmente de acuerdo con la frase: Donde tengas la olla, no metas la...

Besos

doncel dijo...

Los polvos en el trabajo como tu bien dices ,traen malas consecuencias. Aunque si es verdad, que hay jefes que se quieren follar hasta las escobas del armario de la limpieza.
Gracias por subir a mi colina.
ere bien recibido.
Terrorista, un abrazo.
Antonio

cinerea dijo...

Menudo listorro el tio!!! odioso!!!

El tema del amor en el trabajo, es tan pero ke tan frecuente...Casi todo el mundo ha tenido alguna aventura o relacion con alguien del trabajo, incluso yo!!! La verdad, es ke no es nada comodo y el dicho, esta muy bien dicho!!! Siempre son problemas, no es nada conveniente desde mi punto de vista, yo aprendi la leccion, pero es dificil no caer. Se pasan muchas horas en el trabajo, coges mucha confianza y es dificil mantenerte alejada de la gente. Tantas horas juntos hace ke pases por todos los estados de animo y los compartas con las personas del entorno, por eso no es dificil ke pase. El tema esta en ke cuando sales, duermes, despiertas, comes, trabajas, etc...con la misma persona te sobrecargas, es sobredosis de persona!!! y ahi estan los problemas...COnozco gente ke les va muy bien pero por mi forma de ser a mi no me conviene, ya lo he probado y yo soy de las de donde se come no se...

Besos laboriosos!

terrosrista me gusta como escribes y la diversidad!!! No te peloteo para ke me des el premio, jejeje :p.

Seguire leyendote

A.A. dijo...

Yo en este caso hablaría desde mi completa inexperiencia laboral, pero el sentido común me dice que no puede ser igual tener una aventura o matrimonio -y todo lo que se encuentra en el umbral intermedio- con tu jefe que con alguien que ocupa tu mismo puesto jerárquico. Las relaciones de poder pueden ser terriblemente peligrosas por un lado, y por otro la competitividad y las envidias profesionales de quienes aspiran a un mismo cargo serían capaces de hacer añicos una relación.

Yo creo que todo depende también de dónde trabajes; aquí la gente, cuando habla de trabajo, sólo parece pensar en la oficina, pero hay otros ámbitos laborales. Mis padres y mi tía trabajaban los tres en el mismo sitio: una academia de secretariado. Siendo los tres profesores, mi madre era jefe de estudios, con lo cual su hermana y su marido eran subordinados suyos. Jamás hubo problema alguno, no sé si por el hecho de que tanto mi padre como mi tía se incorporaran a la escuela muchos años después que mi madre, pero durante ocho años fueron capaces de separar el trabajo (donde sólo una minoría de las alumnas sabían que la profesora de inglés y el de informática estaban casados) de la vida personal. Eso sí, cuando llegó el momento en el que uno de los jefes, el más retorcido de todos ellos, quedara como mandamás absoluto -y casi único accionista- se vengó de mi padre cuando mi madre, hastiada por las injusticias que se cometieron contra ella desde el ascenso del nuevo gran jefe, abandonó la academia.

Hoy, en el fondo, me alegro de que no trabajen en el mismo lugar, pero no porque su matrimonio de veintisiete años pueda peligrar, sino por la seguridad que le da a la unidad familiar el hecho de que cada uno obtenga ingresos de un lugar distinto. En un negocio pequeño como lo era el de la escuela quiebra de pronto, los dos se habrían quedado en la calle, y eso es muy peligroso para una familia de cinco miembros -uno por aquel entonces menor de diez años y otro discapacitado-.

Así que digamos que el amor en el trabajo puede conllevar a otros peligros mayores que pueden salirse de sus integrantes como pareja e insertarse directamente en el núcleo familiar que puedan formar, o su propia carrera profesional.

Terrorista del Amor dijo...

uis, la semana ha sido horrible, bueno el finde! y no he tenido tiempo de sentarme a gusto y leer vuestros comments, ni siquiera de meterme en los blog, :S, creo que hoy tendré tiempo.

Nanuk; la arrogancia y el deseo de lo poderoso nos llevarán a la perdición, mirate eso...

Agatha blue*; pequeña, me ha encantado eso de 'lo tendrás que encontrar junto a tus clips' jajaja que no es un boli!

DarkLady; osea que eso se dice por ahi? lo apunto para decirlo, me ha gustado.

Finita!; si tienes tan bien ordenados a los compis como tendrás tu escritorio! jajaja que metódica, me ha sorprendido, cada dia sé más de tí.

Fujur; cortate, que has tenido una fantasia sexual, y lo has pensado en alto! jaaja, muy chulo eso de los polis, ahi, uniformados, con las esposas, y las porras :P

PyPrincesas; a esos tipos y tipas, deberian de amputarles los genitales, como escarmiento,

Nosotras mismas; danger! danger!

Doncel; si es que... hay cada uno, yo menos mal que no trabajo, jajaja

Cinereal; aqui tenemos la voz de la experiencia, sabe lo que es entrar un lunes y ver al mismo que estaba el domingo en tu cama, pero ahora con traje,

a.a. que decirte a tí, a mi comentarista más antigua!(:P) me ha gustado mucho la historia de tus padres, debe ser muy dificil que tu marido sea tu superior pero... encima en tu caso era tu madre quien era la superior, esto a muchos hombres les parece una humillación, en mi casa mi madre cobra más que mi padre, ya que tiene un puesto mucho más importante que él, y los primeros tiempos... a mi padre le costaba el asunto, además mi madre se encargaba de recordarselo de vez en cuando, jujuju.

besos a todos, y aviso que en el proximo artículo vendrá el nombre del primer ganador del Awards69.

a.a. dijo...

En realidad, que yo sepa, en mi casa nunca ha habido problema con eso del cargo y el sueldo. Mi padre hacía la carrera de psicología cuando le llamaron a la mili, y en el momento de reincorporarse le fue imposible ya que habían cambiado el plan de estudios por completo -la carrera era muy nueva por aquel entonces-. Su suegro le aceptó en su tienda de marcos, donde estuvo trabajando hasta que fue necesario vender el local. Pasó un año y medio en el paro, como amo de casa, mientras mi madre era la única sustentadora de la familia; pero, como hombre inteligente que es, fue capaz de reciclarse por completo: asistió a un curso de ofimática, con el que logró especializarse de tal modo que no sólo le llamaron para que acudiera como profesor de ofimática en la academia de secretariado donde trabajaba mi madre, sino que le llegaron a llamar de la escuela donde hizo el curso para convertirse en profesor, oferta que muy a su pesar rechazó por diversos motivos.

Durante ocho años estuvo en la academia como profesor de informática y jefe del departamento. Ahora mi madre es secretaria de dirección en el sector de telecomunicaciones, con lo que su sueldo es mucho mejor al que tenía en la escuela, al tiempo que mi padre trabaja como profesor autónomo para diversas empresas.

Eso significa que mi madre sigue cobrando mucho más que mi padre, mientras que este trabaja muchas menos horas, así que se ocupa de cuidar de mis hermanos, limpiar la casa y mantenerlo todo en orden. Jamás ha habido problema porque en mi casa las tareas del hogar siempre han sido compartidas.

Es triste, pero es cierto que muchos hombres no llevan bien este hecho. Mas creo que en en un futuro cercano, en lugar de que ellos se lo tomen mejor, serán ellas quienes comiencen a llevar peor que sus maridos cobren más y tengan mejores puestos de trabajo: llegaremos de forma generalizada, si no estamos ya, a un nuevo problema conyugal relacionado con las envidias profesionales.

Juanjo dijo...

Un 90%??? Cómo son estos americanos... El sexo en el trabajo es una fantasía habitual, y si es en una oficina, con trajes, corbatas y demás, despídete. Opino como tú, que hay que saber separar las cosas. Pero vamos que te puedes liar con un compañero y evitar que la historia se desarrolle en el puesto de trabajo llevándolo fuera de la oficina, redacción... Un saludo!!

Alma dijo...

Poco a poco voy conociendo tu blog, interesante por cierto.
Ciertamente no es nada aconsejable tener un amor en el trabajo, demasiado cargante, aún en el caso de que vaya bien.

Besos salados