jueves, 24 de enero de 2008

Juegos de Rol; Activo/Pasivo

A modo informativo os digo que parece que ya podré escribir con un poco más de asiduidad, así que aquí tenemos el segundo artículo en una semana, después de mucho tiempo, espero guste.

Antes de todo aviso, este es un artículo de opinión, donde pienso generalizar, lo digo porque luego siempre hay un listo que dice; ‘pues yo ta ta ta’, pues hombre tú vale, pero entendamos las generalizaciones.

Quiero hablar de los roles sexuales entre hombres homosexuales. Básicamente son tres Activo, Pasivo y Versátil, estos roles solo afectan en la penetración anal, luego otro tipo de conductas más sumisas o más dominantes en todo el acto sexual son harina de otro costal. A grandes rasgos, el activo solo penetra y no es penetrado, el pasivo solo es penetrado y no penetra, y al versátil le gusta tanto dar como recibir, luego dentro del campo de la versatilidad hay versátil más pasivo, o más activo.

No hay una relación de superioridad del activo frente al pasivo, es algo se tiende a creer dentro del mundo heterosexual, ni tampoco una forma de adoptar roles heterosexuales, ya que el penetrador no se asemeja más a un hombre ni el penetrado a una mujer, ya que de buscar esto pues se buscaría a una persona de diferente sexo, simplemente se busca a quien te gusta y te haga disfrutar del sexo lo más intensamente posible. En el mundo por mucho que nos pongamos, la relación de superioridad siempre viene de la mano del hombre por lo tanto se tiende a pensar que el activo disfruta más y es mejor, nada más lejos de la realidad.

El rol pasivo, no lleva implícito una pasividad absoluta, ya que el activo busca el orgasmo del pasivo de múltiples formas, entre las que están la felación y la masturbación, así que no se puede decir que un pasivo sea como una mujer ya que yo, no he visto ninguna mujer ‘sensu stricto’ con pene. Ni a ningún hombre heterosexual que le guste tener un pene en la boca y tragárselo hasta ver como su compañero eyacula en su cara, cosa que sí hacen los activos.

Otro asunto es lo derivado psicológicamente del rol activo, en mi opinión, en muchos casos de homosexuales activos, he encontrado que no se asume la propia homosexualidad del individuo, es decir que en el caso de muchos activos, son eso porque se niegan a ser penetrados por una rémora heterosexual que tienen miedo a perder. Muchos activos son también bisexuales, cuestión que veo muy difícil, ya que es común encontrarse muchos hombres bisexuales solo por no admitir que son homosexuales totalmente, y para no admitir que le gustan las relaciones con hombres, no se atreven a ser penetrados y disfrutar con el placer máximo que te ofrece un hombre que es la penetración, cosa tal que no puede ofrecértelo una mujer.

El sexo anal en los hombres es por regla general muy placentero, ya que tenemos muchas terminaciones nerviosas en el culo, y muchos hombres de hecho son capaces de orgasmar solo con penetración anal, ya que el pene en su movimiento roza y estimula zonas que podríamos asemejar al punto G. Entiendo un activo, si ha probado el sexo anal, en múltiples ocasiones y sin decir que le disguste totalmente prefiere penetrar por el morbo del acto, o por cualquier otro motivo, sin embargo, no entiendo a los hombres homosexual o bisexuales, que se niegan a ser penetrados de ninguna de las formas, esto lo achaco a una falta de asunción de su homosexualidad.

Está claro que el mundo hay de todo, y que de todo nos podremos encontrar, sin embargo, basado en mi experiencia, en lo que he visto, oído y vivido, esta es mi opinión sobre los roles en hombres homosexuales, ahora espero la vuestra!
Muchos besos activos (os los doy yo) y pasivos (me dais a mí)

domingo, 20 de enero de 2008

Danger: "Familia Tradicional"

Durante estos cuatro años de legislatura socialista se ha hablado muchísimo de la familia tradicional, y de hecho, hemos podido ver en las calles de Madrid múltiples manifestaciones de partidos políticos y de la Iglesia Católica, revindicando la familia tradicional aludiendo a una situación creada por el Gobierno donde ven que la institución familiar está amenazada.

El artículo de hoy básicamente va a ser de opinión, por lo tanto espero y supongo que todos opinéis tanto si estáis de acuerdo conmigo como si veis el tema desde otra perspectiva.

Primero quiero hacer referencia a lo que es para mí una familia tradicional; esta es la que se refiere al un grupo de personas, donde hay dos padres, uno de cada sexo, que tras haber contraído matrimonio por la iglesia han procreado y por tanto tienen un numero de hijos. Para mí no es familia tradicional, ni los divorciados, ni los arrejuntados, ni los casados sin hijos, ni los matrimonios homosexuales, ni las familias monoparentales. Sin embargo no les doy menos valor a todos estos tipos de familias, siendo a mi entender también familias, aún no siendo tradicionales.

Se dice que la familia tradicional ha sido agredida por la ley del ‘divorcio express’, bien si hay algún jurista entre los lectores, me encantaría que nos explicase a fondo esta ley, pero hasta el momento lo que sé, es a través de lo que conozco, que es la hermana de un amigo que se divorció de este modo. Ella decidió de mutuo acuerdo con su ex-marido divorciarse, debido a multitud de razones, ellos tienen una hija en común, y en otro orden de cosas una casa, como adultos fueron a un mismo juzgado, con un mismo abogado, donde una vez dividido el patrimonio y aceptado por ambas partes la custodia de su hija y el régimen de visitas, se divorciaron en algo más de un mes. No hubo necesidad de abocados varios, de juicios penosos y de cruce de descalificaciones, y quien salió ganando? Pues su hija, que puede ver a su padre tantas veces como este quiera. Sin esta ley, el proceso es más largo y es mucho más fácil enzarzarse en peleas judiciales que perjudican seriamente a la familia. Conclusión, esta ley, lejos de hacer un flaco favor a la familia tradicional, ha dado un paso más para disolver uniones disolubles entre parejas de adultos por el bien de la familia que tuvieron en común. Ya que una vez que dos adultos deciden separarse o divorciarse, no es la ley burocrática inmensa lo que les hecha para atrás, sino un sinfín de cosas, y por lo tanto no es una ley burocráticamente liviana lo que les empuja al divorcio, sino la falta de entendimiento.

Otra ley que también han dicho que perjudicaba a la familia es la ley de matrimonios homosexuales, esta ley permite a las personas del mismo sexo casarse en igualdad de condiciones a las de diferente sexo, y tener el mismo ‘titulo’ que estas, también permite a parejas homosexuales adoptar de forma conjunta a niños. Dices que llamar matrimonio a la unión de un hombre con un hombre es hacer que el matrimonio entre un hombre y una mujer quede reducido a papel mojado, sinceramente no lo entiendo. Esta ley favorece la familia en tanto en cuanto sienta estabilidad legal entre personas del mismo sexo, haciendo que compartir su vida como pareja sea más sencillo, ya que legalmente, y de esto tampoco me importaría que un jurista me lo explicase, es más cómodo estar casado con tu pareja para burocracia variada. Esta ley favorece la familia ya que permite abrir el campo de posibles padres adoptivos para niños que a día de hoy no tienen familia, de forma que aun no siendo familia tradicional, formarían una familia, donde uno o varios niños tendrían la posibilidad de vivir en mejores condiciones que en un orfanato, siendo educados por unos padres, con el mismo sentido de responsabilidad que unos padres heterosexuales, ¿o es que cuando hay un hombre y una mujer juntos son más responsables que cuando hay un hombre y un hombre o una mujer y una mujer? Por mucho que no guste, una mujer puede enamorarse de otra mujer y querer compartir un proyecto de vida juntas, y lo menos cínico en este caso es sin duda darles la posibilidad de estar juntas, y por tanto crear una familia

Total, que no nos intenten engañar, tras cuatro años de gobierno socialista, hemos conseguido que la familia en España esté cada día más reforzada, tanto la tradicional como los nuevos modelos de familia.

Besos muy familiares

jueves, 10 de enero de 2008

Parejas Long Play

Primero de todo quiero agradecer a todos aquellos que habéis dejado vuestros comentarios en las entradas anteriores, aunque no pudiese ni visitar vuestros sitios ni contestaros a las mismas, la falta de tiempo es un horror, pero espero que nos normalicemos a partir de ahora, aunque no termino de trabajar hasta el 22 de Enero y en Febrero empiezo mis exámenes lo que dibuja un marco muy difícil para el blog hasta Marzo, sin embargo, ya estoy algo más conectado, y aunque sea despacio, seguiré actualizando. A los que me habéis nominado para hacer memes os tengo que decir con todo el dolor de mi corazón que no los haré, porque si los hago me voy a estancar y no voy a publicar nada ‘realmente mío’, disculpadme por favor, sin en algún momento estoy menos liado los hago.

Bueno, pues a lo que estábamos, que son las parejas Long Play. Aclaro a que me refiero, porque estoy seguro que más de uno no lo sabe; este tipo de parejas son las que llevan muchos años juntos, entendemos que más de 7, y no están casados ni llevan una vida en común, serían novios de gran recorrido, donde la mayoría de los casos son personas que empezaron muy pronto la relación y la mantuvieron o mantienen. Solo hablaré de estas parejas para mal, es decir, sé que hay parejas LP que llevan mucho y están fenomenalmente, con sus más y sus menos pero en base bien, pero solo hablaré de las que van mal o al menos regular.

Empezar una pareja muy joven puede ser un problema, ya que en la adolescencia tenemos una personalidad cambiante, donde de un año para otro vemos las cosas de manera diferente, y que decir de cuando pasas varios años o alguna etapa, como es el paso del instituto a la Universidad, donde se empieza una etapa de sedimentación de la vida adulta. Todos estos cambios pueden afectar mucho, ya que con quien empezaste a salir a los 16 no tiene porque evolucionar del mismo modo que tú, y en un par de años o tres su camino y el tuyo pueden ser muy diferentes, incluso incompatibles. En estos casos te amoldas a la situación, pero en ocasiones no es una adaptación conjunta, sino una adaptación fraccionada, donde uno evoluciona y otro se adapta, esta situación crea profunda sensación de insatisfacción y frustración personal, y de ello no te darás cuenta hasta que no seas lo suficientemente maduro para despertar y darte cuenta de donde estas y donde te gustaría estar.

Otro problema común en parejas de largo recorrido es el aburrimiento, la desidia, la monotonía y la falta de intimidad real. Cuando no se hace una vida común, es decir no se vive bajo el mismo techo, y se depende de la autoridad más o menos severa de unos padres, la monotonía es algo muy peligroso. Intentando no quebrantar tal autoridad se suelen producir rutinas cómodas, como son el no salir de un determinado área y por lo tanto ir siempre a los mismos lugares y realizar las mismas actividades juntos, parte por comodidad y parte por falta de ideas. Esto también trae una profunda frustración provocada sobre todo por el aburrimiento extremo de la monotonía que revoca en desidia para realizar cualquier otro tipo de actividad. Aunque con tu pareja estés bien estas situaciones te terminan matando.

La conclusión de todo esto es amplia. En ocasiones estas situaciones van a desembocar en infidelidades, que probablemente empiecen por ser un juego divertido, que te da un poco de vida, pero que poco a poco te hace despertar de un letargo de años de relación, y empiezas a encontrar la gracia de la vida, que es sentirte vivo, sentirte querido sentirte deseado, sentirte brutalmente atraído. En estas situaciones veo una pauta muy común a mi alrededor, donde no se atreven a dar el paso definitivo y acabar con la relación que mantenías con tu pareja ‘de toda la vida’ por miedo a quedarte solo, por miedo a perder a tu novio/a y también perder a tu amante. Es cierto que es una situación difícil, pero para ganar hay que arriesgar, con una diferencia, que en este caso ya sabes lo que hay sin no arriesgas.

Otra posibilidad es que en un momento de agobio provocado por el aburrimiento extremo te atrevas a dar un giro radical a tu vida y termines con la relación, sin darte cuenta de que no es la relación lo que no te llena sino la forma de llevarla, lo cual es un profundo error, ya que es muy común arrepentirse de la determinación tomada y luego ver que ha sido tarde, ya que la otra persona no siempre va estar dispuesta a volver a intentarlo.

Espero que os gustase este artículo de vuelta al trabajo.

Muchos besitos y espero vuestros comentarios!!

martes, 8 de enero de 2008

Proximamente

Siento mucho haber estado tan ausente, creedme si os digo que me ha jodido muchísimo no haber podido contestaros, ni leer vuestros blog, ni nada de nada, porque me encantan vuestras opiniones, voy a intentar contestar a vuestros comentarios de la entrada anterior, y escribir una nueva lo antes posible, hasta el momento, paciencia, y decir, que sigo aquí, no os habéis quitado al Terro de encima.

Besitos postNavideños pero sin Rebaja