miércoles, 28 de mayo de 2008

De lo Claro a lo Zafio.

Desde que empecé mis andanzas en este blog quise tener un hilo conductor en mis artículos, ese hilo conductor no solo me acompaña en mi blog, también lo hace en mi vida de forma general, y en todo lo que me rodea, es la elegancia, el saber estar, la educación y por supuesto que nada de esto entorpezca la caridad para expresar mis pensamientos y mis ideas. Desde que empecé este blog he estado cerca de caer en la tentación de hablar de sexo desde un punto de vista morboso, maleducado y zafio, para hacerme leer de forma más clara, sin embargo me he dado cuenta que lo expresado con pureza, no tiene nada que ver con lo grosero.

Hace unas semanas tuve la suerte de presentar una charla sobre asociacionismo LGTB y Juventud, y en ella uno de los ponentes me dio un material que no pude sino guardar celosamente para poderlo comentar con ganas para vosotros. Eran dos guías que pretendían hablar claro sobre sexo homosexual y sobre las diferentes prácticas de riesgo para infectarse o reinfectarse con VIH. Esta guía escudada en el hecho de hablar claro hacía gala de una falta de tacto y elegancia propios de un par de ‘chonis’ hablando en el parque mientras comen pipas como posesas.

Traigo la portada de una de ellas, que ya solo el título me horripila; ‘Esta guía es la polla’, la otra guía, no mejor titulada claro, rotulaba así; ‘Esta guía va de culo’, de esta guía no os he traído la portada si no un pequeño kamashutra. La primera guía trata, como es presumible, del pene, todo lo relacionado con su morfología, sus posibilidades, dolencias, todo ello con un índice indescriptible (03. La polla de cosas, o 06. Hasta el fondo). La segunda guía está referida al culo, también con todas las posibilidades de morfología, posibles prácticas y posibilidades de riesgo de infección por VIH. Después de superar el rechazo inicial, me leí las dos guías, unas cuantas veces, y sinceramente me dio mucha lástima, porque los contenidos son muy correctos, tratan casi todos los temas relacionados con el sexo y los riesgos que se corren en relaciones homosexuales entre hombres, además está muy bien estructurada, sin embargo el lenguaje ‘claro’ hace que la guía pierda totalmente toda credibilidad y toda apariencia informativa y pase a ser un hecho anecdótico que más me inspira desconfianza que otra cosa.

Hablar claro, es para mí hablar sin rodeos, citar las cosas tal cual son, pero para ello hay que tener cuidado, ya que la elegancia se pierde si no usas el léxico adecuado, y es fácil caer en coloquialismos zafios, como los que he podido leer en esta guía como ‘el requesón’, o ‘se corre dentro’ por poner un par de ejemplos rápidos. Cierto es que estas palabras pueden usarse, pero en una menor medida y sin ser el cuerpo fundamental, y menos en una guía escrita para informar de forma profesional sobre un tema. Hablar claro de sexo es posible, sin caer en lo zafio.

Estas guías han sido retiradas por el Ministerio de Sanidad, debido a que su contenido no correspondía con el objetivo inicial del planteado para este proyecto, es decir el responsable de dar el visto bueno a esta guía, cuando lo vio le debió de pasar poco más o menos que a mí. Aún así, hay asociaciones que teniéndola en su poder la distribuyen como una guía útil y educativa, a todos los jóvenes que se acercan a pedir información.

Muchos besos guiados con elegancia.

lunes, 19 de mayo de 2008

Síndrome del Furor Vaginal

El otro día quedé con una amiga que me confesó estar harta de la vida, y harta de sus amigas, bueno más bien, harta de las tonterías que tienen sus amigas. Yo lógicamente le pedí explicaciones y tras un rato llegó a la conclusión que sus amigas tenían todas los mismos síntomas, estaban bajo el síndrome del Furor Vaginal.

Esta extraña dolencia, puede afectar a cualquier persona, bien sea de género masculino o femenino, y su orientación sexual tampoco es definitoria, puede darse tanto en homosexuales como en heterosexuales. El síndrome consiste en tener que hablar necesariamente de sexo todo el tiempo, y no solo de sexo de forma más o menos aséptica, hablando de posibilidades y nuevas experiencias, si no también hablando de experiencias vividas en primera persona engalanadas con todo lujo de detalles. ‘ayer estuve con un rubio que hacía tal’ o ‘el finde pasado me la metió de tal forma y luego patatín’, etc… claro, que todo esto tiene un límite, que es que aburre a las cabras, sobre todo si todo un grupo se pone a hacerlo sin parar y delante de gente que no ha pillado desde hace mucho, ya que puede llevar a la crisis absoluta. Por lo tanto es completamente normal que mi amiga esté aburrida con sus amigas, porque no che tras noche no escucha más que una y otra vez la misma historia, y la tercera vez ya cansa, y no hay Dios que aguante.

Las mujeres heterosexuales son geniales, cambian brutalmente delante de hombres heterosexuales. Cuando en un grupo se encuentra presionado por la figura del hombre hetero ella se recata y no da detalles de su vida, cierto es que no acabo de promulgar un decreto ley con lo cual hay mil situaciones. Sin embargo cuando se ven rodeadas de sus ‘camaradas’ se ponen explícitas y no reparan en todo lujo de detalles. Suelen ser fieles a la realidad, o al menos a la realidad que ellas han vivido, lo que hace en ocasiones que uno se sorprenda mucho de lo que significa placer para cada uno, o de lo que se considera un rollo nocturno.

Los hombres heterosexuales la verdad es que son menos geniales en este sentido, ya que son por lo general simples (vuelvo a generalizar, así que machos del mundo no os revolucionéis). Ellos cuando hay grupo de mujeres con ellos, suelen ser explícitos y en ocasiones groseros a conciencia, mirando de reojo al grupo de chicas y hablando al ‘coleguita’, para poder admirar cual es la reacción producida en el grupo de hembras. Cuando están solos entonces sacan los trajes de gala, que por lo general son sábanas blancas y grilletes con cadenas para los pies, el fantasmeo saca su mejor cara y empiezan a contar las películas porno que han visto pero llevadas a experiencias reales.

Los hombres homosexuales son muy parecidos a hombres heterosexuales, pero con alguna diferencia. Cuando llegan a un grupo de mujeres y hablan de sexo se centran y recomendar las mayores burradas como si fuese Dr.Amor del sexo extremo. Y cuando hay un grupo de amigos homosexuales entonces las brutalidades pasan a formar parte del único tema, empieza la escalada para ver quien llega más alto, quien se ha tragado la polla más gorda, quien se ha tirado a más tíos en menos tiempo, y quien se ha follado a más heterosexuales y dentro de estos cuántos estaban casados. Todas estas cifras recomiendo dividirlas entre dos y si el resultado es 0.5 lo multiplicamos por 0.

Las mujeres lesbianas, son un mundo aparte totalmente, es difícil llegar a una conclusión común, ya que he visto casi de todo, sin embargo son bastante parecidas a las mujeres cuando hay tíos delante, y muy parecidas a los gays cuando son un grupo de lesbianas.

Besitos que os cuento de forma explícita

domingo, 11 de mayo de 2008

La Noche Surrealista

La noche surrealista es una de esas historias que oigo a mi alrededor, que alguien me cuenta que alguien le cuenta y de ahí, al blog. Lo relativo a esta práctica no es otra cosa que un método, en mi opinión eficiente para combatir el aburrimiento y el sedentarismo en las parejas estables.

Se trata de una noche elegida al azar en la semana, donde todo lo que ocurra debe estar ligeramente apartado de la realidad o de lo establecido. De esta forma una semana él y una semana ella crean un plan estrambótico, extraño y en definitiva surrealista para pasar una noche divertida que rompa la monotonía de salir a cenar por los sitios habituales y luego terminar tomando un Mojito o un Dry Martini en la coctelería de turno. Durante la noche surrealista han hecho cosas realmente divertidas, la última que me contaron la organizó él, entonces la llevó a cenar a un restaurante más o menos mono con la excusa de no haber podido preparar nada demasiado absurdo para esta noche, sin embargo cuando se sentaron a la mesa, él sacó un gorro de cucurucho y se lo puso a ella y otro a sí mismo, luego un par de matasuegras y todas las típicas chorradas usadas en los cumpleaños y en los cotillones de fin de año.

Realmente la medida contra el sedentarismo y el aburrimiento de la pareja ‘Long Play’ es buena, sin embargo tenemos que saber tomarla como norma, es decir, todo puede desembocar a un sedentarismo, y convertir en pauta habitual una práctica contra la monotonía puede hacer que lo que inicialmente fue un rato divertido luego es una regla que cumples con desgana y por lo tanto aburrida. Ponerle ritmo a este tipo de medidas es cosa nuestra, quizá lo más conveniente es hacerlo de forma espontánea, sin cita previa y sin periodicidad definida. Esta anarquía de horario da frescura a estas pequeñas acciones.

Uno está un poco harto de leer siempre lo mismo, cosas como: “deberá prender algún incienso y velas, y vestirse con un equipo atractivo, como por ejemplo un traje de mucamas o lencería erótica en el caso de las mujeres, y un esmoquin de mayordomo o fina ropa interior en el caso de los hombres”, si puede ser cierto que este tipo de medidas funcionen, pero están muy vistas, para que tu relación de pareja no se quede estancadísima y llegue a un punto de no retorno, hay que estar vivo, y hacer sentir vida a tu pareja, esto lo conseguiremos con un poco más de anarquía y salvajismo en cada uno de nuestros actos. El problema de cosas como la que os he puesto antes es que termina siendo un espectáculo más propio del circo que de un noche de placer, estas normas quedan preciosas para gente joven, mona y demás, pero para gente mayor, con sus ‘complejillos’ como un pequeño sobrepeso, falta de pecho, demasiada cadera etc… el disfraz no agiliza y en absoluto da frescura a la relación.

La verdad es que hablar del sedentarismo y como curarlo es ponernos a hablar por hablar, porque cada pareja tiene sus tiempos, sus dificultades y sus puntos positivos, no hay norma general ni pauta preestablecida para paliar el sedentarismo. Simplemente como consejo os recomiendo la frescura en la relación y el anarquismo de tiempos, tonterías que dan vida a la relación.

Me encantaría saber si vosotros tenéis alguna medida anti rutina, o como os afecta.

Besitos nada sedentarios con vosotros!

lunes, 5 de mayo de 2008

1 Año de Terrorismo Sexual

Estaba escribiendo la entrada que quería hacer para después del puente cuando de repente he pensado un poco, y mi cabeza ha dicho ‘oye Terro! Hace un tiempo viste que te quedaba poco para el aniversario, y ya ha pasado ese tiempo!’, así que me he ido a la lista de entradas y efectivamente, he cumplido un año escribiendo sobre sexo en la red, nunca había planteado la fecha de caducidad de este blog, pero tampoco me había planteado cuanto aguantaría escribiendo. Es cierto que no soy escritor exhaustivo, es decir no hago más de dos artículos por semana, como excusa debo decir que no es lo mismo hablar de cualquier cosa que hablar sobre un tema concreto y no hacerlo desde la imaginación, ya que lo que quería dar en mi blog era una visión más o menos basada del sexo, y quería alejarme de cuentos, relatos, vivencias, y demás historias (todas ellas maravillosas, pero no en mi blog).

En un año he conocido mucha gente, desde el primer blogger comentarista que fue Veneris, hasta todos los premiados en los 69 Awards, todos vosotros habéis hecho que yo crezca poco a poco en este mundo de escritores, de hecho releyéndome me he dado cuenta la gran mejora que he tenido en la escritura. Tengo que decir también que el blog se escribe de golpe, es decir, lo que leéis en los artículos sale directamente de mi cabeza y solo es modificado por el genial Word para quitar las faltas ortográficas, y aún así siguen ocurriendo, porque una vez termino de escribir jamás releo lo escrito, simplemente guardo y publico, es una técnica forzada por la falta de tiempo y lo vaguete que suelo ser.

Entonces como regalo de aniversario a todos los lectores les voy a reescribir mi primera entrada, la entrada que dio el pistoletazo de salida a 75 artículos de sexo donde hemos hablado desde las parafilias más divertidas hasta una crónica de lo que fue el Europride en Madrid del pasado año.

Momento Cerda-Puta

Este ‘momento’ podría decirse así o podría decirse ‘estado de Cerda-Puta’. Y se refiere a un concepto muy simple que me explicó una vez hace ya mucho tiempo una amiga. Se refiere a los minutos previos al orgasmo, donde el cuerpo está profundamente excitado y se encuentra en la búsqueda del placer de un modo desesperado, es en este momento donde con ansiedad respiramos más fuerte para adelantar el orgasmo o cuando retenemos nuestras fuerzas para que el placer dure más.

En el momento Cerda-Puta, nuestro cuerpo es absoluto esclavo del deseo sexual, la excitación es tal que la razón queda latente. En este momento uno puede hacer casi cualquier cosa, está dispuesto a realizar cualquier acción sexual. La pérdida del razonamiento nos puede llevar a realizar prácticas que una vez pasado tal momento jamás se nos hubiese ocurrido realizar.
Por supuesto todo tiene un límite, hay prácticas que no accederemos jamás a realizar, probablemente todas aquellas relacionadas con las parafílias más escatológicas y más extremas. Sin embargo acciones menos brutales, pero no por ello menos violentas pueden ser perfectamente realizadas, estaremos dispuestos a cosas como el sexo oral extremo, o quizá juegos anales entre heterosexuales, o incluso juegos de dominación-sumisión que jamás se pensó poder llegar a realizar.

Para los que saben de la existencia de tal momento, su control es crucial en una relación sexual, yo diría incluso básico. Controlando el momento cerda-puta podemos llegar a juegos con nuestro compañero de cama que probablemente no estuviese de acuerdo en realizar, de forma que bien utilizado tal momento es un arma de dominación del sexo. Está claro que también puede hacerse un buen uso de tal momento, aumentando el ritmo o la intensidad de la relación sexual. Durante el estado de cerda-puta podemos violentar la relación para de este modo también aumentar el placer que recibe la otra persona en la relación sexual. Cuando digo violentar me refiero a intensificar de modo rudo el sexo, no de hacer algo que no guste o que se aleje del objetivo final de una relación sexual que es el disfrute por ambas partes.

De tal modo que os animo a todos a encontrar vuestro momento cerda-puta para dejaros hacer perder la cabeza, y también para invitaros a estar atentos de los momentos cerda-puta de vuestros acompañantes para que podáis realizar vuestras fantasías con total aceptación del hecho.

Besos del Terrorista
Besos Cerda y Puta